30/9/09

Tag:

Leonel Giacometto


Sobre la construcción
de acontecimientos teatrales II:

LATENTE

Leonel Giacometto

El ensayo es una zona donde la ilusión y la realidad buscan el equilibrio, donde los sueños rebotan y estallan, siempre frustrados, siempre amenazantes. Se simulará que un ensayo es un ensayo, algo que todavía no es definitivo. Un ensayo es un momento brutal, un estallido cultural. En realidad, un ensayo no es un ensayo, no es un simulacro, sino un hecho real.
ALBERTO URE


A mediados de julio de 2007, en la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia del mismo nombre, comenzaron las reuniones entre los actores (Fabiana Godano y Daniel Vitale) y el dramaturgo/director (Leonel Giacometto). Como los actores viven en la ciudad de Santa Fe y el dramaturgo/director en Rosario, la idea en un principio era (y es) producir y estrenar un acontecimiento teatral en la ciudad capital que pudiera (y pueda), de alguna manera, hacer coincidir y mancomunar "impulsos teatrales" (siempre cambiantes y casi siempre sin definiciones concretas), formas de producción e intensidades de construcción teatral entre las ciudades de Rosario y Santa Fe. Al comenzar el proyecto los ensayos fueron de un día por semana con un promedio de cuatro horas intensivas de improvisaciones. En la última etapa, los ensayos fueron de dos días por semana con una carga horaria de ocho horas semanales en la ciudad de Santa Fe.



Como si el teatro fuera una simulación ridícula que sólo encubre otro teatro que no se puede representar abiertamente por ofensivo, grosero, ridículo. O sea que el teatro es lo que los demás creen que ven mientras además se está tramando una burla.
ALBERTO URE

Hay dos palabras que intentan dar cuenta del origen del proceso que dio el procedimiento y es, fue y será el acontecimiento teatral LATENTEi. Una le da nombre al espectáculo. La otra es vehemencia. Vehemencia es moverse, ser movido u obrar con ímpetu y violencia, con fuerza y eficacia. Es sentirse o expresarse con ímpetu y valor. Es sentirse o expresarse de ese modo y con indicios sospechosamente muy fundados. Fue, también, el primer título antes de LATENTE. Así apareció esta definición de y sobre los registros actorales a medida que avanzaban los ensayos, los cuales comenzaron con la premisa casi exclusiva de trabajar sin textos escritos o reescritos posteriormente, y sólo a partir de los cuerpos y las actuaciones de las personas y los actores (Fabiana Godano y Daniel Vitale) en su capacidad de vinculación y revinculación directa en espacio-tiempo real pero en un terreno de ficción sin primarias estructuras de sentido narrativo, digamos, convencional. El objetivo fue el de encontrar material que tuviera armonía y consonancia y pudiera ser estructurado desde la intervención del dramaturgo/director, o sea, que los actores escriban, que los cuerpos de los actores fuesen escritos.

Escribir sobre los actores en busca del acontecimiento teatral





La intencionalidad, entonces, siguió el mismo curso que siguió al cambio de título. Y no en vano. Lo que era vehemente en los materiales y registros de actuación se resignificó latente, oculto y escondido. Se dice que lo latente corresponde a un dolor sordo; que el calor latente produce una alteración molecular sin aumentar la temperatura de los cuerpos, que un estado latente y micróbico es cuando las bacterias patógenas no dan todavía señal de su presencia en el organismo. Con esa definición fueron contagiándose los materiales de la actuación que fueron apareciendo en las improvisaciones. Primero vehementes luego latentes esas formas expresivas empezaron a encontrar sus desarrollos a partir de la experimentación, de las pequeñas alteraciones en la repetición de sus propias formas hasta de alguna manera agotarlas y volver a resignificarlas. Este procedimiento permitió producir con estas formas expresivas diferentes tipos de desarrollos hasta que comenzaron a aparecer formas expresivas dominantes, las que no estaban aún sujetas a pautas temáticas o argumentales, de lógica de sentido, psicológicas o situacionales, sino que empezaban a afirmarse en una calidad de energía, un comportamiento gestual, un ritmo determinado, una tonalidad, cierta manipulación de la energía actoral. Sí, dos ejes, digamos, temáticos o de referencialidad argumental estuvieron siempre presentes en dichos registros expresivos: el ensayo teatral como lugar de un "teatro más verdadero", de un teatro misterioso vedado al público, como si fuera un verdadero teatro íntimo que sólo puede ser mirado en forma ilegal a la manera de un voyeaur teatral. El otro eje fue Malvinas, la guerra, los que volvieron, las muertes inútiles, los otros desaparecidos, la literalidad de las consecuencias, y la sorprendente capacidad argenitna para la negación.

La realidad en realidad no me interesa si no está elaborada. Me interesa la elaboración de realidad y no la realidad misma. Penetrar tras la superficie para ver la estructura. No es más que la similitud del presente, del pasado, del futuro. Y esto cobra más importancia todavía si tenemos en cuenta el hecho de que estamos en el fin de una época, en un período de articulación e ignoramos si le seguirá otro igual o si terminará con un apocalipsis.
HEINER MÜLLER


El trabajo de improvisación sobre el total de los materiales organizados fue creando los puentes o nexos en los que posteriormente se asentó la estructura narrativa. Este procedimiento dio por resultado una dramaturgia que no tiene una, digamos, escritura formal y final sino que está y estará delineada por ciertas escenas y secuencias-postas que sí fueron escritas y otras con simples referencias situacionales a las cuales se deberá arribar. Tanto en las funciones como en los ensayos la improvisación completó, completa y completará los trayectos entre posta y posta. La actuación escribe, el dramaturgo/director corrige.

No escribir formalmente algunas escenas revela, entonces, la relación entre escena y texto como de tensión entre la acción y la palabra que interviene transformándola en un elemento vital dotado de una dimensión expresiva de sustancia espacial y funciona a la manera de refuerzo ya que la palabra en sí misma crea su propia materialidad; es decir, crea, funda su propio mundo. Quizás esa sea la verdadera esencia del texto teatral, no tanto su estructura sino su origen; quizás estas formas de escritura teatral sean el real vínculo entre el texto teatral y el escritor. No todos los escritores de teatro son dramaturgos/directores. No todos los directores son escritores y los actores, a fin de cuentas, respiran a la par de uno. Sólo que lo que se escribe en, digamos, gabinete contiene una latencia que ya produjo su placer en su devenir escritura. Lo que sucede en la escena contiene el placer de esa latencia pero ahí, donde hay un cuerpo que respira a la par de uno.



Finalmente, dos aspectos fundamentales que se sumaron y aparecieron en el proceso de creación de LATENTE:


*No atarse o vincularse a un espacio escénico definido, lo que también implica su relación con las luces y el vestuario, y da como resultado una energía siempre renovada de la actuación que busca en forma directa con el devenir de su propio hacer, una habitualidad con el espacio.

*LATENTE fue gestado a partir de niveles de intensidades de actuación y ritmo escénico. Hay algo intenso y algo concentrado en LATENTE y surgió desde la premisa de intervenir el habitual prejuicio de las duraciones de los espectáculos teatrales. Hay algo de búsqueda de redefiniciones de ciertas palabras en la duración de LATENTE. Corta no quiere decir inacabada. La premisa fue generar un acontecimiento teatral donde lo temporal esté levemente alterado, donde algunas sensaciones intensas pero fugaces produzcan cierto desorden sobre el sentido sin afectar la conciencia de haber visto un hecho literal (y teatral).



NOTAS

i LATENTE, estrenada el sábado 2 de agosto de 2008 a las 22 horas en la Sala Maggi del Foro Cultural de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), 9 de Julio 2150, Santa Fe, Santa Fe, con dramaturgia y dirección de Leonel Giacometto y las actuaciones de Fabiana Godano y Daniel Vitale.


Crónicas y críticas:

http://www.replayrevista.com/nota.php?id=160
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/12-19213-2009-07-05.html
http://www.critea.com.ar/critica/show/id/4
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/12-14702-2008-08-10.html http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2008/08/02/escenariosysociedad/SOCI-03.html

Mónica Delia Pereiras

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios :

Publicar un comentario

 

Ads